Visitar las Torres de Bolonia

Bolonia es una ciudad preciosa que todavía conserva algunos elementos arquitectónicos que datan de la Edad Media, entre ellos no puedes dejar de visitar sus dos Torres. A continuación te hablamos un poquito sobre ellas.

Las Torres de Bolonia

Torres de Bolonia

Durante los siglos XII y XIII se construyeron en muchas ciudades de Italia impresionantes torres que servían para salvaguardar las urbanizaciones de las invasiones enemigas. Se cree que en Bolonia llegaron a existir entre ciento cincuenta y doscientas de estas edificaciones. No obstante, las situaciones bélicas y diversas decisiones estatales fueron haciéndolas desaparecer.

A lo largo de la historia las torres recibieron diversos usos. Espacios para almacenar grano, cárceles y comercios fueron algunos de los servicios que prestaron estas torres a la comunidad de Bolonia. Al día de hoy sólo se mantienen en pie dos de aquellas torres, después que en 1917 se demolieran la Artenisi y la Ricardonna, para realizar un proyecto urbanístico en la zona.

Las dos torres que hoy se conservan reciben los nombres de Garisenda y Asinelli. La primera no se encuentra en muy buenas condiciones y debido al riesgo que supone no puede visitarse por dentro. La Asinelli nos ofrece un disfrute mayor porque se puede subir hasta su cúspide para observar la ciudad desde una maravillosa perspectiva.

Al día de hoy la Torre Garisenda no supera los 48 metros. Aunque en sus orígenes tenía 60 metros de alto en el siglo XIV tuvo que ser demolida una parte de ella porque a causa de su peso, el suelo estaba abriéndose y se corría el riesgo de que tuviera lugar un desmoronamiento. De las dos, muchos la prefieren, y es posible que en su prestigio haya tenido algo que ver que el gran poeta Dante Alighieri le dedicase una mención especial en su Divina Comedia.

Las torres construidas en Bolonia recibieron los nombres de las familias que pusieron el dinero y generalmente también el terreno para que fueran construidas; sin embargo, en el caso de Garisenda y Asinelli no existen datos que permitan comprobar la existencia de tales familias, por lo que se desconoce realmente a qué se deben tales nombres.

Visitar las torres de Bolonia

La Plaza Mayor de Bolonia se caracteriza por ser un espacio cerrado, rodeado de importantes e imponentes edificios, así como también de pintorescas ventanas y soportales, muchos de ellos antiquísimos. En tu viaje a Bolonia, es este uno de los primeros sitios que debes visitar.

La mayoría de los edificios de la Plaza Mayor fueron construidos entre los siglos XIII y XVI, y dado que durante la Edad Media esta ciudad fue tan importante para la economía y la cultura europea, fue en esta época en la que se realizaron ciertas reformas y se le dio un toque medieval absolutamente impresionante, y que todavía se conserva.

También durante la Edad Media, en esta plaza tuvieron lugar acontecimientos importantísimos en la historia europea, como la coronación de Carlos V en manos del Papa Clemente VII en la Basílica de San Petronio (en 1530) y numerosas ejecuciones, en el Palacio de Podestà. Dos edificios que no puedes dejar de visitar estando en Bolonia.

Subir a la Torre Asinelli

La Torre Asinelli tiene una altura de casi 98 metros y a lo largo de la historia ha pasado de pertenecer a una familia aristocrática a ser un establecimiento de uso público. Ha sido utilizada como fortaleza y como prisión y se la considera uno de los elementos distintivos más importantes de la ciudad.

Visitar las Torres de Bolonia es obligatorio para cualquier turista, así que no dejes de hacerlo. Te recomendamos que dediques una tarde completa para subir hasta la cima de la Asinelli, un camino bellísimo entre soportales, que te permitirá tomar impresionantes fotografías de Bolonia y disfrutar de una tarde inolvidable.


Más lugares que visitar en Bolonia

Algunos de los lugares más interesantes que visitar en Bolonia.